Publicado el

SOSTENIBILIDAD Y CONSTRUCCIÓN CIVIL: PUEDES CAMINAR JUNTOS?

La construcción civil es una de las actividades que consume la mayor cantidad de recursos naturales y, en consecuencia, genera diversos impactos al medio ambiente. Según las estadísticas de la Unión de Construcción Civil, solo en el tema de los residuos sólidos, el sector es responsable de generar más de la mitad de los residuos en los municipios brasileños.

Además de los impactos derivados de la generación de residuos, el consumo de materiales, energía y agua son factores que contribuyen a transformar la construcción en una actividad potencialmente dañina para el medio ambiente.

Nuevos paradigmas de construcción civil

Buscando minimizar los impactos causados, las empresas de construcción, los ingenieros y los arquitectos han estado buscando soluciones para consolidar el paradigma de la construcción sostenible. Para esto, los conceptos tradicionales de construcción civil y arquitectura han sido revisados.

Los desafíos para la industria son diversos y deben dirigirse a optimizar el consumo de materiales y energía, reducir los desechos generados, preservar el entorno natural y mejorar el entorno construido.

Una de las soluciones identificadas para el sector es la adopción de la construcción en seco. Es un método en el que las paredes rígidas compuestas de perfiles de acero y yeso se forman para estructurar las obras. Además de permitir velocidad en la ejecución, es una de las técnicas menos dañinas para el medio ambiente.

Construcción seca y el medio ambiente

Ampliamente utilizado en los Estados Unidos y Europa, la construcción en seco llegó a Brasil, conquistando el mercado comercial y corporativo. Debido a las ventajas que tiene, ha estado ganando espacio en todo tipo de trabajos, incluidos los residenciales.

Debido a que es un método de construcción muy “limpio”, muchas empresas de construcción se han adherido a la técnica como una forma de preservar el medio ambiente.

Entre las ventajas de la construcción en seco, considerando la sostenibilidad, vale la pena señalar que:

– La construcción en seco prácticamente no genera ningún tipo de escombros;

-El consumo de agua se reduce mucho en comparación con los métodos de albañilería, por ejemplo, usándolo solo para cimientos;

– Reduce el uso de cemento hasta en un 80%, además de posibilitar el reciclaje de aproximadamente el 100% de su estructura;

– Reduce el consumo de materias primas naturales hasta en un 90%.

Para aquellos que quieren alternativas más sostenibles a la construcción, las técnicas de construcción en seco pueden satisfacer las necesidades.

Interesado en este nuevo método o con alguna pregunta sobre cómo funciona? Escríbanos para comentarios.

Deja un comentario